Archivo | Animación RSS feed for this section

Pitugangbang

25 Jun

Pitufando.

Si una película veraniega e infantil cuenta con reclamos televisivos como Neil Patrick Harris (How I Met Your Mother), Jayma Mays (Glee) y Sofía Vergara (Modern Family) ya tiene una buena recaudación asegurada. También ayuda que la cantante Katy Perry doble a uno de los personajes, pero todavía es mucho mejor si tiene unos protagonistas tan conocidos como los Pitufos, capaces de despertar la nostalgia de los papás que deciden llevar a sus hijos al cine. Con esos ingredientes –y una campaña de promoción al estilo Hollywood- no hace falta más. No importa que la animación sea mala o que la historia sea bochornosa. Los Pitufos costó 110 millones de dólares y recaudó en todo el mundo más de 500 millones.

Quizá el único arrebato de dignidad de la película es que no intenta explicar por qué los pitufos aparecen en Nueva York tras una atropellada huida de Gargamel. En Central Park se abre una especie de túnel mágico que conecta el mundo humano y el de los pitufos. Y punto, que eso ya da bastante vergüenza. Por suerte para estos pequeños seres, tras salir del túnel mágico se topan con el sufrido y bondadoso neoyorquino interpretado por Neil Patrick Harris. Éste trabaja en una empresa de cosméticos bajo las órdenes de una jefa déspota y ambiciosa a la que da vida Sofía Vergara, cuya vis cómica es lo mejor de la película. El protagonista está casado y va a tener su primer hijo con el personaje de Jayma Mays, un auténtico ángel del hogar que se dedica a ser dulce, estar embarazada y hacer bonitas manualidades.

La pareja que forman es muy poco creíble: parecen hermanos y suponemos que el hijo que esperan lo han engendrado tras acostarse una sola vez, con la ropa puesta y la luz apagada. Es habitual que las parejas en el cine infantil sean asexuadas, por lo que Los Pitufos no tendrían que ser una excepción. Por ello no se entienden las referencias sexuales en el personaje de Pitufina. Para empezar, le pone voz Katy Perry, una cantante que suele hacer gala de un erotismo lolitesco y juguetón. El momento más revelador en este sentido es quizá cuando Pitufina muestra a otros pitufos su vestido nuevo y el viento de un conducto de ventilación le levanta la falda. La escena es lo bastante conocida para justificar una referencia, incluso en una película para niños. Sin embargo, el plano que muestra a Pitufina con su falda al viento es demasiado largo y las caras que ponen los pitufos lo suficientemente exageradas como para hacer una conexión con cierto subgénero del porno, aunque el pitufo escocés acuda rápidamente a que la corriente de aire le levante el kilt.

Pitufina y el pitufo escocés con sus respectivas faldas al viento.

Dudo que el detalle de Pitufina haya pasado desapercibido a la gente involucrada en la película, porque ya existían bromas al respecto. Al fin y al cabo, los pitufos habitan en una sociedad compuesta por muchos seres con características masculinas y uno solo con aspecto femenino, algo que a muchos espectadores adultos no se les escapa. En la red hay diversos artículos humorísticos que hacen referencia a ello, y al realizar búsquedas relacionadas con los personajes no es difícil toparse con parodias subidas de tono. Además, en la película Donnie Darko, que es relativamente conocida, los personajes discuten sobre la vida sexual de estos pequeños seres azules. Ante las elucubraciones de sus amigos, Donnie defiende que los pitufos son asexuales. “¡Ni siquiera tienen órganos reproductores bajo esos pantaloncitos blancos!”, exclama. Si le hacemos caso -desde luego se muestra muy seguro y logra convencer a los demás- podríamos pensar que ese aspecto de los pitufos de la película se debe a que imitan el comportamiento humano, aunque sin duda no será el de la sosa pareja de protagonistas… ¿Lo habrán aprendido en Internet?

Título original: The Smurfs

Año: 2011

Ficha en IMDb

Anuncios